• Resumen
  • Sinónimos
  • Signos y Síntomas
  • Causas y Herencia
  • Frecuencia
  • Enfermedades con síntomas similares
  • Diagnóstico
  • Tratamiento
  • Investigaciones
  • Referencias
  • Aprenda más
  • Centros médicos con experiencia en mi enfermedad
  • Programas & Recursos
  • Informe completo
Select language / seleccionar idioma:

Síndrome de Bloom

Imprimir

Última actualización: 2/27/2024
Años publicados: 1986, 1987, 1990, 1994, 1996, 2004, 2007, 2011, 2014, 2016, 2020, 2024


Reconocimiento

NORD agradece a Nicole Kucine, MD, MS, Directora del Registro del Síndrome de Bloom, Chris Cunniff, MD, Director Asociado del Registro del Síndrome de Bloom y Katherine Langer, BA, Coordinadora de Investigación del Registro del Síndrome de Bloom, por su ayuda en la preparación de este informe en inglés fue traducido al español y modificado por Gioconda Alyea, médica genetista brasileira, el 3 de mayo del 2024.


Resumen

El síndrome de Bloom es un trastorno genético poco común caracterizado por baja estatura, piel enrojecida y sensible al sol principalmente en la nariz y las mejillas, deficiencia inmune leve con mayor susceptibilidad a infecciones, resistencia a la insulina que se asemeja a la diabetes tipo 2, y lo más importante, una susceptibilidad aumentada a muchos tipos de cáncer, especialmente leucemia, linfoma y tumores colorrectales.

El síndrome de Bloom es causado por cambios (variantes patogénicas o mutaciones) en el gen BLM que resultan en problemas con la reparación del ADN, con una gran cantidad de roturas y reordenamientos cromosómicos. La reparación anormal del ADN es responsable del mayor riesgo de cáncer.

La herencia del síndrome de Bloom es autosómica recesiva.

El diagnóstico generalmente se hace con base en las señales y síntomas y/o pruebas genéticas.

El síndrome de Bloom es más frecuente en la población judía de Europa del Este (Askenazi).

No hay cura todavía. El tratamiento del síndrome de Bloom es sintomático y de apoyo.

 

  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Sinónimos

  • Bloom’s syndrome
  • Síndrome de Bloom-Torre-Machacek
  • BSyn
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Signos y Síntomas

Las señales y síntomas son variadas en severidad y no todas las personas tienen todas las señales y síntomas. Las señales y síntomas que se han descrito pueden incluir:

  • Retraso de crecimiento (la característica clínica más común, observada en todas las etapas de la vida, y que afecta la altura, el peso y la circunferencia de la cabeza)
    • La deficiencia de crecimiento comienza antes del nacimiento y el feto afectado suele ser más pequeño de lo normal para la edad gestacional
    • Las proporciones corporales son normales
    • La altura adulta promedio de los hombres y mujeres afectados está por debajo de lo normal
    • La circunferencia de la cabeza es menor que lo normal
  • Cabeza y cara de apariencia estrecha
  • Nariz y orejas con aspecto prominente debido a que hay poca grasa subcutánea
  • Capacidad intelectual generalmente normal
  • Dificultades de alimentación (se informan comúnmente en recién nacidos, bebés y niños pequeños)
    • Los niños comen muy despacio, tienen poco apetito y solamente quieren algunos tipos de alimentos
    • Hay necesidad de sondas de alimentación en algunos casos
  • Peso que por lo general esta abajo del rango normal de crecimiento
  • Reflujo gastroesofágico, que es común y puede contribuir a problemas de alimentación
  • Lesiones en la piel (característica distintiva de síndrome de Bloom)
    • Aunque la piel al nacer y en la infancia parece normal, posteriormente aparece una erupción roja en la nariz y las mejillas en forma de mariposa y, a veces, en las manos y antebrazos debido a la dilatación de pequeños vasos sanguíneos llamada telangiectasia
    • Piel muy sensible a la luz solar (fotosensible) siendo que la erupción en la piel suele aparecer por primera vez tras la exposición al sol en el primer o segundo año de vida
    • Áreas de coloración anormal de la piel marrón o gris (manchas cafés con leche) en otras partes del cuerpo
  • Incapacidad de producir cantidades normales de esperma en los varones afectados, que suelen ser estériles (infertilidad masculina)
  • Infertilidad femenina (frecuente) debido a que la menstruación cesa a una edad anormalmente temprana entre las mujeres con síndrome de Bloom
  • Inmunodeficiencia que resulta en:
    • Infecciones recurrentes, principalmente infecciones de oído e infecciones respiratorias, que por lo general no son graves y se curan con tratamiento antibiótico estándar
  • Anomalías hormonales (en algunas personas) que pueden incluir:
    • Diabetes
    • Hipotiroidismo, una afección que se produce cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea (que es importante para el metabolismo, el crecimiento y otras funciones corporales)
  • Cáncer de muchos tipos diferentes (en más del 80% de las personas con síndrome de Bloom con 40 años o mayores), especialmente leucemia o linfoma
    • Los tipos y ubicaciones del cáncer son similares, aunque no idénticos, a los observados en la población general, pero el cáncer ocurre con mayor frecuencia y a edades más tempranas en personas con síndrome de Bloom
    • Entre los tumores sólidos, el cáncer colorrectal es el más común, luego el cáncer de mama y cáncer orofaríngeo
    • Un tercio de las personas que han desarrollado cáncer desarrollan múltiples cánceres
    • Las personas con síndrome de Bloom parecen tener entre 150 y 300 veces más riesgo de desarrollar tumores cancerosos que las personas sin esta afección
    • Una gran parte de las personas con síndrome de Bloom desarrollan cáncer a lo largo de su vida.
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Causas y Herencia

CAUSAS

El síndrome de Bloom es causado por variantes patogénicas o mutaciones en el gen BLM.

El gen BLM es responsable de producir una proteína conocida como BLM. La proteína BLM que es anormal en personas con síndrome de Bloom es una helicasa RecQ. Las helicasas ayudan en la replicación y reparación del material genético de las células, ADN (ácido desoxirribonucleico), “descomprimiendo» o «desenrollando» temporalmente la doble hélice del ADN para que pueda replicarse.

Cuando esta helicasa está defectuosa, como es el caso del síndrome de Bloom, una célula no puede detectar ni reparar errores del ADN con la misma eficacia. Esto significa que el daño en el ADN durante el curso de la vida de una célula no se encuentra ni se repara, por lo que la célula no puede seguir funcionando. La célula puede morir o, en algunos casos, las células dañadas pueden continuar creciendo de forma anormal y provocar cáncer.

El síndrome de Bloom es de especial interés para los genetistas debido a que las personas afectadas con esta afección tienen cromosomas muy inestables, por lo que con frecuencia se encuentran variantes genéticas. Además, la recombinación de cromosomas en personas con síndrome de Bloom ocurre con mucha mayor frecuencia y aparentemente con mucha mayor facilidad de lo normal.

Los cromosomas son estructuras que se encuentran en el centro (núcleo) de las células que transportan fragmentos largos de ADN. El ADN es el material que contiene los genes y es el pilar fundamental del cuerpo humano. Los cromosomas también contienen proteínas que ayudan al ADN a existir en la forma apropiada. Los cromosomas vienen en pares. Normalmente, cada célula en el cuerpo humano tiene 23 pares de cromosomas (46 cromosomas en total), de los cuales la mitad proviene de la madre y la otra mitad del padre.

La recombinación se refiere al intercambio de segmentos de ADN entre los cromosomas homólogos (del mismo par).

La mayoría de los médicos que participan en estudios sobre el síndrome de Bloom consideran que la volatilidad de los cromosomas contribuye mucho tanto a la baja estatura como a la predisposición al cáncer.

 

Herencia

El síndrome de Bloom se hereda de forma autosómica recesiva. Los genes vienen en pares. Un gen (copia o alelo) en cada par proviene de la madre y el otro del padre. En la herencia recesiva las personas afectadas tienen una variante que causa la enfermedad en ambas copias del gen BLM, una heredada de cada padre. Ambos padres tienen una copia de una variante del gen BLM y una copia de un gen BLM normal. El riesgo de que dos padres portadores transmitan la variante causante de la enfermedad y tengan un hijo afectado es del 25% con cada embarazo. El riesgo de tener un hijo portador como los padres es del 50% con cada embarazo. La probabilidad de que un niño reciba genes normales de ambos padres es del 25%. El riesgo es el mismo para hombres y mujeres.

Una variante específica, conocida como “BLMAsh”, es responsable de más del 90% de los casos de síndrome de Bloom entre los judíos asquenazíes.

Los padres que son parientes cercanos (consanguíneos) tienen una mayor probabilidad que los padres no emparentados de portar el mismo gen anormal, lo que aumenta el riesgo de tener hijos con un trastorno genético recesivo. Debido a que la consanguinidad es elevada en los judíos asquenazíes esta enfermedad es más común en esta población.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Frecuencia

El síndrome de Bloom es poco común, con alrededor de 294 casos reportados al Registro del síndrome de Bloom. Aunque ocurre en muchos grupos étnicos, es más frecuente en personas de herencia judía asquenazí cuyos antepasados eran de Polonia o Ucrania. Entre los judíos asquenazíes que viven en los EE. UU., la frecuencia de portadores es aproximadamente uno en 157. Entre los judíos asquenazíes que viven en Israel, la frecuencia de portadores es aproximadamente uno en 111.

El síndrome de Bloom ha sido diagnosticado en personas de todo el mundo, y alrededor del 75% de los casos ocurren en personas que no son de ascendencia judía.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Bloom se sospecha cuando las personas tienen las señales y síntomas característicos y se confirma mediante pruebas genéticas que identifican las variantes patogénicas en las dos copias del gen BLM.

Uno de los tipos de recombinación cromosómica que ocurre en el síndrome de Bloom debido a variantes en el gen BLM se conoce como intercambio de cromátida hermana (SCE). Esto significa que porciones del ADN cromosómico se intercambian entre cromosomas pares (hermanos u homólogos).

Mientras que las personas sin síndrome de Bloom tienen una tasa promedio de SCE de <10 por división celular (metafase), las personas con síndrome de Bloom promedian entre 40 y 100 SCE por metafase.

Anteriormente, el diagnóstico del síndrome de Bloom era hecho cuando se encontraban múltiples SCE. Sin embargo, el análisis SCE por sí solo ya no es suficiente para confirmar un diagnóstico del síndrome de Bloom, porque desde entonces se ha observado un aumento de SCE en personas con otros trastornos genéticos causados por anomalías de los genes RMI1, RMI2 o TOP3A.

No obstante, el análisis SCE todavía puede ser útil para el diagnóstico del síndrome de Bloom en circunstancias en las que solo se identifica una variante del gen BLM y las pruebas genéticas moleculares no encuentran variantes en los genes RMI1, RMI2 o TOP3A.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Bloom es sintomático y de apoyo. Se han publicado recomendaciones de supervisión sanitaria que abordan el diagnóstico, tratamiento y vigilancia de las complicaciones en personas con síndrome de Bloom.

El manejo clínico se basa en prevenir y en detectar las posibles complicaciones, así como en el tratamiento de los síntomas que la persona tenga.  Las personas afectadas pueden necesitar un equipo médico especializado que incluya oncólogos, dermatólogos y genetistas, entre otros especialistas, colabora para tener una mejor atención médica.

Para prevenir el cáncer de piel y el típico sarpullido rojo que es común en el síndrome de Bloom, las personas con síndrome de Bloom deben evitar el sol y deben buscar estar en la sombra, especialmente entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Las recomendaciones de salud también sugieren cubrir la piel expuesta con ropa, incluido un sombrero de ala ancha y gafas de sol que bloqueen los rayos del sol, y aplicar un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar (SPF) de 30 dos veces al día, o cada 2 o 3 horas si se está al aire libre. También se aconseja la evaluación anual por parte de un dermatólogo.

Los bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar con síndrome de Bloom deben tener un estrecho seguimiento del desarrollo y ser remitidos a servicios de intervención temprana. Si hay retrasos en el desarrollo, la terapia física, ocupacional y del habla puede ayudar. El rendimiento escolar debe evaluarse periódicamente y los padres deben conocer el apoyo educativo disponible.

La terapia con hormona de crecimiento para niños con síndrome de Bloom no ha aumentado consistentemente la tasa de crecimiento en la mayoría de los niños, pero algunos han mejorado el crecimiento.

El uso de la hormona del crecimiento se ha abordado con cautela en niños con síndrome de Bloom debido a la preocupación sobre un mayor riesgo de desarrollar tumores como resultado de este tratamiento. Si se prescribe hormona del crecimiento, se deben controlar muy bien la respuesta de crecimiento y los niveles en la sangre de las sustancias  IGF-1 e IGFBP-3 y, a menos que haya un aumento en la velocidad de crecimiento durante el tratamiento, se debe suspender el tratamiento. La proteína transportadora 3 del factor de crecimiento similar a la insulina (IGFBP-3) es la principal transportadora de la somatomedina C (también denominada “factor de crecimiento similar a la insulina tipo 1” o «IGF-1») en el organismo.

Debido a que puede haber hipotiroidismo en personas con síndrome de Bloom se deben hacer medidas de las hormonas tiroideas en la sangre, la TSH sérica y la  T4 debe medirse anualmente a partir de los 10 años. Además, las pautas recientes de supervisión de la salud sugieren exámenes de detección y educación familiar sobre las señales y los síntomas del hipotiroidismo, incluidos fatiga, estreñimiento, sensibilidad al frío y aumento de peso.

Hasta que se disponga de información adicional sobre el tratamiento de conductas alimentarias problemáticas y síntomas gastrointestinales, se recomienda el tratamiento estándar para estas preocupaciones. Esto puede incluir consulta con un gastroenterólogo o especialista en alimentación, uso de dietas altas en calorías, uso de precauciones contra el reflujo y uso de medicamentos antirreflujo.

Como puede aumento de gorduras (perfil lipídico) en las personas con síndrome de Bloom se recomienda evitar una dieta alta en grasas y/o colesterol. Se recomienda que se haga un perfil lipídico para detectar dislipidemia anualmente a partir de los 10 años; para aquellos con dislipidemia, se recomienda un tratamiento dietético según protocolos estándar.

La diabetes mellitus tipo 2 es común en personas con síndrome de Bloom, por lo que la glucosa (azúcar) en sangre en ayunas y la hemoglobina A1C se deben medir anualmente a partir de los 10 años, y las personas afectadas, sus familias y sus médicos deben estar alerta ante señales y síntomas como aumento de la sed y aumento de la micción y pérdida de peso. El tratamiento de la diabetes tipo 2 en síndrome de Bloom es el mismo que para otras personas con diabetes tipo 2 de la población general.

Para aquellos con ciertos defectos en el sistema inmunológico, el tratamiento con gammaglobulina subcutánea semanal o intravenosa mensual puede ser beneficioso.

Se pueden utilizar dispositivos de asistencia para la tos, chalecos vibratorios y lavado nasal diario para eliminar que haya mucho moco y se puede hacer aclaramiento diario para bronquiectasias.

Si hay infecciones recurrentes, graves u oportunistas se recomienda realizar pruebas de detección de inmunodeficiencia, incluido el nivel de inmunoglobulinas, las respuestas de anticuerpos a las vacunas y las mediciones cuantitativas de linfocitos B y T.

Los médicos deben estar atentos a los indicios de cáncer, especialmente en las personas adultas.  Debido al riesgo inusualmente alto de desarrollo temprano de cáncer, gran parte del esfuerzo de supervisión sanitaria se dirige a la detección y el tratamiento tempranos.

En los niños afectados, se sugiere que se hagan ecografía abdominal cada 3 meses desde la edad del diagnóstico hasta los 8 años, además de la detección de signos y síntomas como hematuria y masa abdominal indolora para saber si tienen tumor de Wilms.

La vigilancia de los cánceres de la sangre como leucemia y linfoma se puede hacer con base en las señales y síntomas, incluida la pérdida de peso involuntaria y la fatiga, la palidez, el sangrado anormal y las petequias cuando se vigila la leucemia y los ganglios linfáticos agrandados, las fiebres inexplicables y los sudores nocturnos intensos para detectar el linfoma.

La detección del cáncer colorrectal debe comenzar entre los 10 y 12 años, con una colonoscopia (un examen que visualiza el interior del colon) cada 1 o 2 años y una prueba inmunoquímica fecal (FIT) cada 6 meses. En mujeres afectadas mayores de 18 años, se recomienda hacer un examen de imagen con una resonancia magnética de mama anualmente para detectar cáncer de mama. Las pautas más recientes también recomiendan una resonancia magnética de cuerpo entero cada 1 o 2 años a partir de los 12 o 13 años para detectar otros tumores sólidos o linfomas.

Cuando se trata el cáncer, como las personas con síndrome de Bloom son más sensibles tanto a las sustancias químicas que dañan el ADN como a la radiación ionizante (radioterapia) generalmente requiere una modificación de los regímenes usuales (estándar) de tratamiento del cáncer, como una reducción tanto de la dosis como de la duración.

Si se considera el trasplante de células madre, es probable que el trasplante no mieloablativo se tolere más fácilmente que otros regímenes. Además, la terapia ablativa (un tratamiento que se hace antes del trasplante) requerida antes de un trasplante de médula ósea puede requerir ser modificada debido a que las personas con síndrome de Bloom tienen más sensibilidad a los agentes que dañan el ADN.

Debido a que la infertilidad es un problema común, los hombres con síndrome de Bloom pueden someterse a un análisis de semen después de la pubertad para buscar anomalías en la cantidad y motilidad de los espermatozoides (azoospermia, oligospermia o astenospermia).

Después de la pubertad, las mujeres con síndrome de Bloom  deben estar conscientes de los signos de menopausia temprana y también pueden considerar la congelación (criopreservación) de ovocitos (óvulos). Además, la tecnología de reproducción asistida (ART) puede ser beneficiosa si no es posible la concepción natural, pero actualmente no hay informes de ART en personas con síndrome de Bloom. Las mujeres afectadas que deseen concebir deben considerar consultar con un especialista en fertilidad.

Se recomienda asesoramiento genético para personas con síndrome de Bloom y sus familias. La preimplantación y el diagnóstico prenatal son posibles si se han identificado variantes del gen BLM en los padres.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Investigaciones

El sitio en la red de Clinical Trials, desarrollado por los Institutos Nacionales de la Salud, proporciona información sobre las investigaciones clínicas. Usted puede ver las investigaciones sobre esta condición en el siguiente enlace: Clinicaltrials.gov.   Use el término “Bloom syndrome” para ver los estudios disponibles. Recomendamos que comparta esta información con los médicos para que analicen los estudios y determinen la indicación de la participación en algún estudio. (en inglés)

Para obtener información sobre los ensayos clínicos en Europa, póngase en contacto con: Clinicaltrialsregister.eu

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Referencias

Jones KL, Jones MC, del Campo M, eds. Smith’s Recognizable Patterns of Human Malformation. 7th ed. W. B. Saunders Co., Philadelphia, PA; 2013:140-143.

Hennekam RCM, Krantz ID, Allanson JE, eds. Gorlin’s Syndromes of the Head and Neck. 5th ed. Oxford University Press, London, UK; 2010:424-428.

German J, III. Bloom Syndrome. In: NORD Guide to Rare Disorders. Lippincott Williams & Wilkins. Philadelphia, PA. 2003:159-60.

German J, Ellis NA. Bloom Syndrome. In: Vogelstein B, Kinzler KW. eds. The Genetic Basis of Human Cancer. 2nd Ed. McGraw Hill Companies. New York, NY. 2002:267-288.

Charames GS, Bapat B. Genomic instability and cancer. Curr Mol Med. 2003;3:589-96.

Hickson ID. RecQ helicases: caretakers of the genome. Nat Rev Cancer. 2003;3:169-78.

Thompson LH, Schild D. Recombinational DNA repair and human disease. Mutat Res. 2002;509:49-78.

Duker NJ. Chromosome breakage syndromes and cancer. Am J Med Genet. 2002;115:125-29.

Levitt NC, Hickson ID. Caretaker tumour suppressor genes that defend genome integrity. Trends Mol Med. 2002;8:179-86.

Murphy GM. Diseases associated with photosensitivity. J Photochem Photobiol B. 2001;64:93-98.

Van Brabant AJ, Stan R, Ellis NA. DNA helicases, genomic instability, and human genetic disease. Annu Rev Genomics Hum Genet. 2000;1:409-59.

Cunniff C, Djavid AR, Carrubba S, et al. Health supervision for people with Bloom Syndrome. Am J Med Genet Part A. 2018;176A:1872– 1881.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30055079

Martin CA, Sarlós K, Logan CV, et al. Mutations in TOP3A cause a Bloom syndrome-like disorder. Am J Hum Genet. 2018;103:221–231. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30057030

Hudson DF, Amor DJ, Boys A, et al. Loss of RMI2 Increases Genome Instability and Causes a Bloom-Like Syndrome. 2016 Dec 15. In: Maizels N, editor. PLOS Genetics. 2016;12(12). https://journals.plos.org/plosgenetics/article?id=10.1371/journal.pgen.1006483

Fares F, Badarneh K, Abosaleh M, Harari-Shaham A, Diukman R, David M. Carrier frequency of autosomal-recessive disorders in the Ashkenazi Jewish population: should the rationale for mutation choice for screening be reevaluated? Prenat Diagn. 2008 Mar;28(3):236-41. doi: 10.1002/pd.1943. PMID: 18264947.

German J, Sanz MM, Ciocci S, Ye TZ, Ellis NA. Syndrome-causing mutations of the BLM gene in persons in the Bloom’s Syndrome Registry. Hum Mut 2007;28:743-753.

Diaz A, Vogiatzi MG, Sanz MM, German J. Evaluation of short stature, carbohydrate metabolism and other endocrinopathies in Bloom’s syndrome. Horm Res 2006;66:111-117.

Meetei AR, Sechi S, Wallisch M, et al. A multiprotein nuclear complex connects Fanconi anemia and Bloom syndrome. Mol Cell Biol. 2003;23:3417-26.

Mohaghegh P. Hickson ID. The Bloom syndrome helicase: keeping cancer at bay. Biologist (London). 2003;50:29-33.

Rassool FV, North PS, Mufti GJ, et al. Constitutive DNA damage is linked to DNA replication abnormalities in Bloom’s syndrome cells. Oncogene. 2003;22:8749-57.

Beamish H, Kedar P, Kaneko H, et al. Functional link between BLM defective in Bloom’s syndrome and the ataxia-telangiectasia-mutated protein, ATM. J Biol Chem. 2002;277:30515-23.

Honma M, Tadokoro S, Sakamoto H, et al. Chromosomal instability in B-lymphoblasotoid cell lines from Werner and Bloom syndrome patients. Mutat Res. 2002;520:15-

Langland G, Elliott J, Li Y, et al. The BLM helicase is necessary for normal DNA double-strand break repair. Cancer Res. 2002;62:2766-70.

Morimoto W, Kaneko H, Isogai K, et al. Expression of BLM (the causative gene for Bloom syndrome) and screening of Bloom syndrome. Int J Mol Med. 2002;10:95-99.

Opresko PL, von Kobbe C, Laine JP, et al. Telomere-binding protein TRF2 binds to and stimulates the Werner and Bloom syndrome helicases. J Biol Chem. 2002;277:41110-19.

Peleg L, Pesso R, Goldman B, Dotan K, Omer M, Friedman E, Berkenstadt M, Reznik-Wolf H, Barkai G. Bloom syndrome and Fanconi’s anemia: rate and ethnic origin of mutation carriers in Israel. Isr Med Assoc J. 2002; 4:95-7.

Keller C, Keller KR, Shew SB, Plon SE. Growth deficiency and malnutrition in Bloom syndrome. J Pediatr. 1999 Apr;134(4):472-9. doi: 10.1016/s0022-3476(99)70206-4. PMID: 10190923.

Shahrabani-Gargir L, Shomrat R, Yaron Y, Orr-Urtreger A, et al. High frequency of a common Bloom syndrome Ashkenazi mutation among Jews of Polish origin. Gen Test. 1998;2:293-6.

Bajoghli A. Bloom Syndrome (Congenital Telangiectatic Erythema).Medscape. Updated: Updated: Apr 15, 2019. https://emedicine.medscape.com/article/1110271-overview. . Accessed Feb 13, 2024.

German J, Ellis NA. Bloom Syndrome. In: Valle D, Beaudet AL, Vogelstein B, Kinzler KW, Antonarakis SE, Ballabio A, Gibson K, Mitchell G. eds. New York, NY: McGraw-Hill. https://ommbid.mhmedical.com/content.aspx?bookid=2709&sectionid=225074542 Accessed Feb 13, 2024.

Bloom Syndrome. Online Mendelian Inheritance in Man (OMIM). The Johns Hopkins University.Entry No: 210900. Last Edited 07/17/2023. Available at: https://omim.org/entry/210900 Accessed Feb 13, 2024.

Langer K, Cunniff CM, Kucine N. Bloom Syndrome. 2006 Mar 22 [Updated 2023 Oct 12]. In: Adam MP, Feldman J, Mirzaa GM, et al., editors. GeneReviews® [Internet]. Seattle (WA): University of Washington, Seattle; 1993-2024. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1398/ Accessed Feb 13, 2024.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Aprenda más

Usted puede aprender más sobre esta enfermedad en los siguientes sitios en la red:

  • Orphanet, la base de dados europea de enfermedades raras.

Las siguientes fuentes de información en inglés también pueden ser de utilidad:

  • Online Mendelian Inheritance in Man (OMIM), un resumen completo y autorizado de genes humanos y fenotipos genéticos que está disponible gratuitamente. Debido a que OMIM está diseñado para ser utilizado principalmente por médicos y otros profesionales de salud, aunque sea abierta al público, la información es compleja y se recomienda a los usuarios que buscan información sobre una condición médica o genética personal que consulten con un médico calificado para obtener un diagnóstico y obtener respuestas a sus preguntas personales.
  • MedlinePlus, el sitio en la red de la Biblioteca Nacional de la Salud.
  • GeneReviews es un recurso internacional para médicos que proporciona información sobre condiciones hereditarias en un formato estandarizado, que cubre diagnóstico, manejo y asesoramiento genético para pacientes y sus familias. Cada capítulo está escrito por uno o más expertos en la afección o enfermedad específica y pasa por un riguroso proceso de edición y revisión por pares antes de publicarse en línea.
  • PubMed, un recurso gratuito donde se puede buscar artículos publicados de literatura médica. En la mayoría de los casos es posible ver los resúmenes del artículo y algunas veces se puede obtener la versión completa de un artículo de forma gratuita.

Vea también nuestra página en inglés de NORD: Bloom syndrome.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >
  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Centros médicos con experiencia en mi enfermedad

Cuando se tiene una enfermedad rara o poco frecuente es muy importante encontrar a un médico que tenga experiencia en el diagnóstico y en el manejo.  De forma general, se recomienda que las personas con enfermedades raras busquen ser atendidas en centros médicos universitarios o terciarios ya que es más probable que los médicos que trabajan en estos centros hayan visto casos similares o tengan interés en la investigación, además de que cuentan con equipos de múltiples especialistas que trabajan en conjunto.

NORD tiene una lista de centros de excelencia en enfermedades raras que incluye muchos de los mejores centros médicos y académicos de los Estados Unidos.  Recomendamos que los pacientes compartan esta información con sus médicos para que sean referidos al centro más adecuado y conveniente. Esta lista está en expansión.

Para aprender más sobre NORD visite el siguiente enlace:  NORD en Español.

 Nota: El sitio web de la Organización Nacional de Enfermedades Raras (NORD), sus bases de datos y su contenido tienen derechos de autor de NORD. Ninguna parte del sitio web de NORD, las bases de datos o los contenidos pueden copiarse de ninguna manera, incluidos, entre otros, los siguientes: descarga electrónica, almacenamiento en un sistema de recuperación o redistribución con fines comerciales sin el permiso expreso por escrito de NORD.  Sin embargo, por la presente se otorga permiso para imprimir una copia impresa de la información sobre una enfermedad individual para su uso personal, siempre que dicho contenido no se modifique de ninguna manera y el crédito por la fuente (NORD) y el aviso de derechos de autor de NORD estén incluidos en la copia impresa. Cualquier otra reproducción electrónica u otras versiones impresas está estrictamente prohibida.

  • < Sección anterior
  • Sección siguiente >

Programas & Recursos

Programas de asistencia RareCare®

Programas de Asistencia Adicional

Programa de Asistencia MedicAlert

NORD y la Fundación MedicAlert se han asociado en un nuevo programa para brindar protección a pacientes con enfermedades raras en situaciones de emergencia.

Aprende más https://rarediseases.org/patient-assistance-programs/medicalert-assistance-program/

Programa de Apoyo Educativo de Enfermedades Raras

Asegurarse de que los pacientes y los cuidadores estén equipados con las herramientas que necesitan para vivir su mejor vida mientras manejan su condición rara es una parte vital de la misión de NORD.

Aprende más https://rarediseases.org/patient-assistance-programs/rare-disease-educational-support/

Programa de descanso para cuidadores raros

Este programa de asistencia, primero en su tipo, está diseñado para los cuidadores de un niño o adulto diagnosticado con un trastorno raro.

Aprende más https://rarediseases.org/patient-assistance-programs/caregiver-respite/

Organizaciones de pacientes


National Organization for Rare Disorders